Date un respiro

Querido amigo:

Dehumano es un portal de salud integral, arte y cultura. Su intención es conseguir experiencias de vida que influyan de manera positiva en las personas que les leen , así que me siento muy afortunada que hayan vuelto a publicar otro de mis artículos, este último titulado “DATE UN RESPIRO”, el cual quiero compartir contigo.

Captura de pantalla 2014-09-08 a la(s) 09.07.41

DATE UN RESPIRO

Vivimos sin vivir o mejor dicho sin sentir, acelerados permanente sin dejar de hacer cosas. La educación recibida nos dice que no hacer y no producir no están bien , así que incluso en las vacaciones y en los momentos de descanso tenemos que hacer algo. Esto nos ha generado un stress tanto físico como mental. Debido a la sobre estimulación, no podemos reaccionar  a tanto estímulo: fruto de nuestra forma de vivir.

Hoy en día hacemos mil cosas a la vez, pero terminamos por no acabar ni disfrutar nada.  Nos quejamos de no tener tiempo para lo que realmente nos gusta o nos hace sentir bien.  Se nos ha educado en la creencia de que parar es de vagos. Sin darnos cuenta de que esto forma parte de un capitalismo extremo en el que darse un respiro fuese un fracaso. Decimos que no tenemos tiempo que el tiempo es dinero.
Nos gusta decir que andamos ocupados o que estamos estresados. Todo ellos es signo de gran profesional o de tener gran capacidad de trabajo, nos encontramos situaciones  a diario en que la gente nos apabulla con la cantidad de cosas que van a hacer. En realidad tú opinión no les importa, se despiden de ti con un “a ver cuando quedamos”  y la siguiente vez que os veis todo continua igual . La prisa nos deshumanizada porque nos hace no vivir el momento presente y nos hace menos empáticos con los otros.

“Se nos ha educado como si parar fuera algo de vagos”

La expresión corporal y facial refleja si una persona vive en constante estrés, además de los frecuentes dolores de cuello y espalda que paradójicamente no mejoran con la supuesta calidad de vida de los países occidentales. Sinceramente creía que iba a ver una mejora en el dolor de espalda y cuello de las personas a lo largo de mi vida profesional, pero no, estadísticamente sigo recibiendo a cada vez mas personas , y si a día de hoy somos capaces de clonar seres vivos pero no somos capaces de  conocer la causa de la mayoría de dolores de espalda, porque simplemente son un síntoma de nuestra forma de vivir. ¿ querrías tu que tratara yo cuando este estresada?.
Cuando sentimos el stress en el cuerpo ya  es tarde, los síntomas nos avisan , los vamos callando con la toma de fármacos , los síntomas nos siguen avisando : insomnio  , irritabilidad, falta de concentración, mal humor, problemas sexuales, y seguimos sin parar.
Decimos que nos falta el aire, inspirar es tomar aire , es abrirse al mundo pero también tiene el significado de  causar a alguien o algo un sentimiento o impresión en el ánimo de una persona y el de infundir en el ánimo ideas creadoras. RECUERDA que la creatividad sale de los momentos en que no hacemos , de ese momento casi de aburrimiento, de buf , ay , yes.

“La prisa nos deshumanizada porque nos hace no vivir el momento presente”

La prisa no te va a hacer mejor profesional, ni  mejor padre , ni mejor amante, ni mejor persona.
Nos asusta parar ,  pero es necesario parar:  PARAR para Reflexionar, PARAR para Pensar, PARAR para Disfrutar del momento presente, PARAR para Regenerar, PARAR para saber que no has parado porque el tiempo no se detiene y  que tu eres movimiento con una gran vida interior.
Así que hoy te invito a que te detengas si puedes ahora mismo donde estés: en la calle, en un ascensor , en el baño, en la oficina, en la cola del supermercado… y que sientas tu respiración  , no hagas nada mas, no la cambies, solo siéntela varios ciclos , la respiración es algo que ocurre , ¡ ah que bien has llegado a casa !, ahora siente tus  pies, la fuerza del suelo a través de tus piernas, tu respiración esta tranquila, tu espalda con soporte, tus hombros relajados, tus brazos colgando, tu cara suave, tus ojos se ablandan y en tu mímica una sonrisa.

Bibiana Badenes