Movimiento y consciencia

Durante muchos años hemos dado mucha importancia a los conocimientos intelectuales, luego dimos prioridad a la inteligencia emocional, muy necesaria por cierto pero siempre olvidándonos de la inteligencia corporal debido a nuestra forma de vivir y ser educados.

Nuestra individualidad física, es decir, nuestra postura, nuestra forma de caminar, de movernos y expresarnos, no es fruto de la casualidad. La memoria física registra minuciosamente los detalles de nuestro nacimiento, los éxitos y fracasos en nuestro aprendizaje, nuestros avances y retrocesos  en un mundo que queremos conocer por el simple procedimiento de movernos por él. A medida que transcurren los años, los accidentes, las tareas no acabadas de nuestra vida o el desasosiego, acumulan en nuestro cuerpo unas huellas que limitan nuestras respuestas tanto físicas como mentales. Las tensiones crónicas mantenidas en el cuerpo, disminuyen la vitalidad y debilitan el funcionamiento biológico y psicológico.
Todos poseemos una gran Inteligencia Corporal sino no hubiésemos sobrevivido como especie. Esa Inteligencia se ve reflejada en todos tus movimientos y en especial en tu postura.

Tú forma de moverte, tu postura es lo que perciben los demás de ti. Tu postura da información acerca de las características de tu personalidad y de tu cuerpo tanto del funcionamiento como de tu organismo.  La primera impresión que se lleva la gente, la imagen que irradiemos o el mensaje que transmitamos en el primer contacto con nuestro interlocutor/audiencia es nuestra tarjeta de presentación. Te aseguro que no hay una segunda primera impresión.

Tu postura no solo nos da información de tu sistema musculo esquelético sino que nos da información acerca de las características de tu personalidad. A veces hablamos de: mi dolor de espalda, mi dolor de rodilla, mi cansancio, mi envejecimiento prematuro como algo fuera de mi y que yo puedo controlar. Hablar de postura es hablar de uno mismo, cuando nos falla nos están fallando los mecanismo de sostén , nuestro propio potencial y esto lo vemos en demasía en adolescentes y personas desmotivadas.

¿Podemos cambiar las huellas que nuestro pasado ha dejado en nuestra memoria física y mental?

 La respuesta es si ¿cómo? iniciando un proceso de conciencia , de conocimiento de uno mismo  a través del cuerpo, entendiendo nuestros patrones repetitivos de movimiento que preceden nuestras lesiones y nuestras propias neurosis, viviendo el cuerpo en el momento presente  con conciencia plena .

La inteligencia corporal va mas allá del coaching corporal , genera una seguridad y autoestima para tomar decisiones de una manera serena , respeta nuestras necesidades, mejoras el cansancio , aumentaras tu vitalidad , pronto veras como mejora tu postura y aprenderás a cuidarte y  a disfrutar.

Si quieres saber mas sobre los cursos para empresas y particulares y las sesiones individuales de Inteligencia Corporal, contacta con info@bibianabadenes.com

Date un respiro