¡Todos al suelo!

Ya estamos en febrero pero no os asustéis, pese a que hay aires dictatoriales en el mundo con algunos gobernantes, no os voy a hablar del afortunadamente fallido golpe de estado que tuvo lugar en España en 1981, ay si, soy bastante mayor y me acuerdo perfectamente cuando dijeron esa frase  de: “al suelo, todos al suelo”.

Dicho esto quiero aprovechar esa misma frase, pero por supuesto en otro contexto para resaltar la importancia de ir al suelo ¿por qué?.

Porque nuestra forma de vida sedentaria en sillas nos hace perder pronto la capacidad de movilidad de la articulación de la cadera, perdemos tanto la flexión como la extensión, de ahí la gran cantidad de prótesis de cadera que se están poniendo últimamente. Muchas de estas cirugías se pueden prevenir adaptando hábitos de movilidad mas orgánicos entre ellos el ir al suelo todos los días. Además evitaras muchas otras molestias como el dolor de espalda.

Propuesta:

Tírat al suelo, arrástrate, siente el peso de tu cuerpo, muévete como si fueras un animal boca arriba y boca abajo.

Tras un par de minutos, ponte música y realiza micro movimientos en todas las direcciones, puedes empezar por las manos involucrando luego los codos y los hombros hasta la escápula, de ahí dejas caer el brazo y pasas al brazo contrario, siente la música en tu cuerpo, no hagas movimientos repetitivos.

Estírate hacia un lado, luego hacia el otro y de ahí comienza  a movilizar un pie, una rodilla hasta la cadera y la pelvis, deja caer la pierna, observa cómo sientes tus apoyos y nota las diferencias entre tu lado izquierdo y tu lado derecho.

Ahora pasa a la pierna contraria, con suavidad, siente la música en tu cuerpo. No tengas prisa, no importa como se vean los movimientos, no tienen que tener una forma especifica, tu la vas creando y cambiando a medida que te vas moviendo. Siente el peso de tu cuerpo,  cada vez tus brazos y piernas pesan mas.

Siente el suelo. Observa cómo el aire al inspirar expande tu cuerpo y cómo, al dejarlo salir en la espiración, el movimiento te lleva naturalmente hacia el centro de tu cuerpo y hacia el suelo. Concédete un momento para sentir ese peso y los lugares  en los que se apoya tu cuerpo.

Este es un buen ejercicio para realizar antes de ir a dormir, lo puedes hacer incluso  en la misma cama si te da pereza. ¡Ay que bien te sientes!.

Te ayudara a reconocer y romper los patrones de tensión con los que vives habitualmente y que un día te avisan en forma de dolor y/o artrosis.

Así que TODOS AL SUELO, y no te sientes (coño), perdón por aquello de QUE SE SIENTEN).

Un placer compartir contigo.
Nota: Viernes 17 de febrero, taller de PELVIS, mejora tu dolor de espalda, (si, si vamos a ir al suelo yuppie).